Los negocios deben desarrollarse sobre la base de un software.

Cada vez hay una irreversible necesidad por que los negocios actuales funcionen sobre la base de un software, y es que, de por sí, la forma de relacionarse y prestar servicios con sus clientes se realiza sobre plataformas cada vez más digitales; hay una creciente tendencia a fabricar productos con chips, si es que algunos no los llevan ya. Las empresas son cada vez más empresas de software, aunque fabriquen envases, sillas o cualquier otro producto con “átomos”, con materia.

Y es que para no ir tan lejos, el simple hecho de gestionar un negocio requiere algunos paquetes software, la simple recolección de datos se ha automatizado cada día más. Los catálogos de productos son digitales y se distribuyen a los clientes a través de la web y las redes sociales. La sola fabricación de los productos, requiere inicialmente de un proceso digital y algunos objetos ya incorporan chips en su fabricación.

No importa el sector en el que se mueva la empresa, todos en su momento necesitan cada vez más aplicar el software.

La gran incógnita surge entonces, en como poder aprovechar el potencial del mundo digital en el negocio ó que paso habría que dar para incorporar este conocimiento. En este caso no se trata sólo de abarcar los diferentes tipos de tecnologías que van surgiendo, pues estas con el tiempo van cambiando y serán reemplazadas con más avanzadas y mejores tecnologías. Lo que realmente se requiere es un cambio de mentalidad, en parte para entender y capturar la esencia de estas tecnologías tan cambiantes y en buena parte también, para incorporar la cultura organizativa que haga posible aprovecharlas hoy y también mañana. Esta transformación cultural es el paso más importante para que los conocimientos y las prácticas de gestión desarrolladas en el mundo del software se apliquen al negocio. Los negocios necesitan urgentemente de poner en el mercado productos inteligentes y de proporcionar servicios a sus clientes a través de unos medios digitales que les son poco familiares.

Ahora, lo que hará que la mayoría de los negocios prosperen en el siglo XXI es sobre todo el desarrollo de software y toda la temática que se mueve en torno a esto. Por eso es importante pensar y aplicar cambios en torno a un negocio digital. El mejor ejemplo nos lo dan las industrias creadas en los últimos 20 años y que lograron posicionarse a la cabeza, gracias a las mejoras y al desarrollo de habilidades en software y la forma como se aplica a los procesos, productos y servicios. Empresas como eBay, Google, Facebook y Amazon son un ejemplo de ello.

O hacemos un decidido esfuerzo por cambiar, dominar y potenciar estas disciplinas o, iremos progresivamente ocupando las posiciones traseras hasta que tarde o temprano nos quedemos obsoletos o seamos irrelevantes. Así de simple.

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Allowed Tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>