transformacion-digital-tecnalia

¿Como influye la transformación digital en los sistemas de salud?

Hasta el día de hoy, son varios los retos con los que se enfrentan los sistemas de salud con respecto a la transformación digital. Sin duda alguna, los cambios sociales, culturales y económicos hacen más grande el reto para la adopción e implementación de nuevas tecnologías y más si hablamos de una población envejecida, propensa a enfermedades crónicas y con necesidad de tratamientos costosos.

Paralelamente, la tecnología ya le ha dado lugar a un número de soluciones innovadoras que tienen la labor de generar, recoger y analizar gran cantidad de datos, labor que simplifica en buena medida el trabajo de los profesionales médicos, así como la vida del paciente; todo de la mano de un sistema de salud conectado y de la Inteligencia Artificial (IA). Por supuesto, algunos responsables de política sanitaria, clínicos, pacientes e industria tecnológica, apoyan la iniciativa de la adopción de una transformación digital de la salud, en pro de mejorar los resultados y bajar costos.

¿Cómo empezó?

La aplicación de tecnologías de la información a los sistemas de salud, empezó con la automatización de tareas estandarizadas y repetitivas como las administrativas y de nómina. Unos años más adelante se implemento la Historia Clínica Electrónica (HCE), que aunque no funcione del todo bien, sobre todo para usuarios de la primera línea asistencial, si es una gran herramienta para las áreas administrativas, e incluso para labores investigativas. 

¿Qué cambios se han ido implementando?

Los avances en computación y comunicaciones, unido al progreso de la nanotecnología, han permitido la aparición de datos (Big Data) así como de tecnologías como la analítica de datos, machine learning, internet de las cosas e inteligencia artificial, para su explotación.

Inclusive, muchas industrias están anegadas en la adopción de las TIC´s: la digitalización completa de la empresa, que implica la inclusión de productos digitales, procesos la fabricación aditiva (impresión 3D), robótica y realidad virtual. Sin duda alguna esta inmersión en las nuevas tecnologías resulta en una mejora en la prevención, la experiencia del paciente y la excelencia clínica. Algunas organizaciones, de hecho, ya están invirtiendo en apps que permiten la interacción con los pacientes, wearables, nuevos dispositivos de monitorización sin cables y tecnologías como Machine Learning y Blockchain que permiten la mejora de la HCE y los flujos sanitarios. La tecnología que se plantea mejoraría del cielo a la tierra el sistema de salud, sin embargo, en la etapa que están estas tecnologías, resulta todo un desafío implementarlas.

Algunos de los impedimentos que frenan el desarrollo de estas tecnologías esta:

  • La baja interoperabilidad, al no estar todos los hospitales, clínicas y organizaciones sanitarias interconectados, se hace más difícil compartir la información o la historia de los pacientes e implementar un tratamiento efectivo para cada uno, además algunos dispositivos médicos usan diferentes plataformas de SW, por lo que resulta difícil la comunicación entre estos y aún más implementar un protocolo estandarizado.

 

  • Existe además la preocupación por el tratamiento de los datos. Las tecnologías actuales, y en particular los dispositivos médicos y los wearables, incrementan cada vez más la cantidad de datos de un pacientes, esta información es fácilmente generada, transmitida y extraviada.

 

  • En temas de salud la regulación esta por todos lados, por lo que implementar alguna tecnología o dispositivo nuevo implica pagar altos costos.

 

  • La adopción de nuevas tecnologías en el campo médico es un tema que tiene que tratarse de a pocos y el aprendizaje por ende requiere bastante tiempo.

Ahora bien, es evidente la velocidad con que van apareciendo avances tecnológicos que permiten capturar datos del cuerpo humano, su estilo de vida, enfermedades y tratamientos, así como datos de los hospitales y sistemas sanitarios. Sin embargo, aún nos quedamos cortos a la hora de analizar toda esa información y sacar una decisión concluyente. Aún no contamos con los recursos humanos ni financieros para dar respuesta con calidad y lo que está sucediendo actualmente es que apenas se analiza una pequeña fracción de toda esa información de forma efectiva.

En Tecnalia, somos conscientes de los desafíos que implica implementar estas nuevas tecnologías, pero también, que no nos podemos perder la oportunidad de transformar el sistema sanitario, incorporando tecnologías como la IA, la robótica, y el IoT, pues significarían un complemento ideal para los pacientes de las próximas décadas.