Innovar es una necesidad elemental para el crecimiento empresarial

La innovación es una necesidad latente que debe estar presente como un pilar indispensable en la estrategia empresarial. Hoy en día importa poco el tamaño de la empresa; en cambio importa que tanto pueda hacer por introducir ideas innovadoras que hagan crecer la empresa y lograr su permanencia en el mercado.

Tal es el caso de Fresmak, una pequeña pyme ubicada en Guipúzcoa que encontró una ingeniosa solución al problema de sujetar una pieza para mecanizar mediante un novedoso sistema de amarre que utiliza adhesión.

Innovar es algo que para muchos resulta inalcanzable, pero sobre todo riesgoso. No es fácil tomar decisión sobre algo en lo que no se tiene la certeza que funcionará. Sin embargo, debido a su naturaleza competitiva, y su instinto de supervivencia, el ser humano es capaz de sobrepasar este umbral de miedo. Es aquí donde la capacidad investigativa sale a flote y tanto grandes como pequeñas empresas apuestan por la innovación en sus organizaciones.

Fresmak nos da el ejemplo de cómo una pequeña empresa puede tomar el riesgo de innovar y salir victorioso. Fresmak es una empresa con más de 50 años de experiencia en la fabricación de sistemas de amarre para procesos de mecanizado.

Por mucho tiempo las empresas de mecanizado han enfrentado un reto, tratando de adaptar sus procesos de fabricación con la tecnología de nuevos materiales que resultan cada vez más complejos y difíciles de mecanizar. Fresmak ha respondido a esta demanda con una tecnología de amarre que combina la mecánica con la química.

Dentro del proceso de fabricación, existe una etapa crucial llamada etapa de amarre o sujeción de la pieza antes de ser mecanizada. Muchos subestiman este paso, sin embargo si no se lleva a cabo correctamente, el resultado puede ser toda una catástrofe.

Actualmente no existe un sistema de amarre universal que soporte todos los tipos de piezas y tipos mecanizados. Una de las tecnologías más usadas actualmente es el amarre mecánico, que utiliza mordazas hidráulicas de alta presión para sujetar la pieza. La fuerza de amarre es alta (~1000N/cm2), por lo que funciona perfectamente para sujetar materiales con condiciones de mecanizado extremas. Sin embargo no sucede lo mismo con piezas más frágiles y deformables, la fuerza de amarre que ejerce este tipo de sistema podría dañar o incluso romper las piezas.

Otros de los sistemas de amarre son las mesas de vacío o las sujeciones electromagnéticas, pero su limitación es precisamente que solo sirve para un solo tipo de material, como el ferro magnético en el caso de las sujeciones electromagnéticas, además sus fuerzas de amarre son muy bajas (80N/cm2 y 300N/cm2 respectivamente).

Un sistema de amarre ideal sería el que sujete fuertemente cualquier pieza por una sola cara sin siquiera dañarlo.

Fresmak es consciente de esta necesidad, por eso desarrollo un sistema de amarre lo más cercano posible a ese ideal. Por medio de la utilización de adhesivos reversibles se logra tener la pieza firmemente amarrada durante el mecanizado y despegarla fácilmente sin que la pieza sufra daños. Este proyecto se conoce como F-GRIP.

Hasta el día de hoy conocíamos los adhesivos capaces de unir con gran fuerza distintos materiales, así como también adhesivos de “quita y pon” como los post it. Pero unir estás dos características en un solo producto es un reto mayor. Se necesita un adhesivo con suficiente adherencia, pero también con gran facilidad para despegarse.

Polymat, centro de investigación de la Universidad del País Vasco, diseñó un adhesivo que cumple con estos requerimientos. Es capaz de soportar altas fuerzas de adhesión y es fácil de despegar utilizando la temperatura. Su tecnología se basa en la disolución de un refuerzo de resina epoxi en una matriz termoplástica y termo sensible.

Sin duda alguna F-GRIP resulta ser una alternativa poderosa para el mercado aeronáutico y electrónico que muchas veces se ven estancados al no tener un sistema de amarre adecuado que soporte los procesos de fabricación.

Fresmak es una muestra de que tomar el riesgo de innovar es más efectivo que simplemente quedarse estancado en un mismo modelo de negocio que no puede competir dentro del mercado actual. Innovar no debería ser un asunto solo de grandes empresas. Está demostrado que pequeños negocios también pueden crecer planteando poderosas soluciones a las demandas del mercado actual.